¿Necesita un abogado? Llámenos 678 20 06 99 

Abogado Curatela en Santander

Servicios para Particulares

Servicios

Contacto

Contacta con Nosotros

Índice de Contenidos

Tras la entrada en vigor y correspondiente implementación de la Ley 8/2021, se produce la correspondiente modificación de la legislación civil y procesal. La finalidad de esta nueva legislación es el cambio de la concepción respecto de la capacidad jurídica de las personas con discapacidad.

En este sentido, el concepto “incapacitación judicial” es sustituido por el concepto de “personas con discapacidad necesitadas de medidas de apoyo para el ejercicio de su capacidad jurídica”. De esta forma, la nueva legislación considera a las personas con discapacidad sujetos con capacidad jurídica en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos. 

En definitiva, la nueva legislación tiene como finalidad la adecuada protección de la capacidad jurídica de las personas. Como resultado, la regulación de las formas de guarda legal ha sufrido importantes modificaciones, tal es el caso de la curatela, cuestión que nos ocupa.

¿Qué es la curatela?

La curatela es una forma de guarda legal previstas en el Ordenamiento Jurídico español, configurándose como la institución en torno a la que se vertebra la protección de personas con discapacidad.

Se trata, por tanto, de la principal medida de apoyo a las personas con discapacidad, aplicándose cuando las medidas voluntarias resultan insuficientes y la persona sometida a curatela necesite de una asistencia continuada.

Es la justicia la que determinará en qué actos necesita asistencia la persona con discapacidad, así como en qué situaciones necesitará representación para tomar decisiones.

¿En qué se diferencia de la tutela?

La diferencia fundamental es que, mientras la persona sometida a curatela solo requiere de un complemento de asistencia para ejercer su capacidad, el tutelado necesita a un tutor que ostente su representación y gestione su persona y sus bienes.

En definitiva, la curatela se configura como una medida de apoyo a la capacidad de una persona y la tutela está concebida como una forma de sustituir y representar en la toma de decisiones al tutelado.

Constitución de la curatela

La curatela se constituye cuando no hay otra medida de apoyo suficiente para la persona con discapacidad, debiendo ser siempre motivada judicialmente por el Juez o Tribunal con competencia para ello.

En la resolución judicial se deberán determinar en qué actos concretos la persona con discapacidad requiere la representación del curador, no pudiendo acordar la mera privación de derechos.

Por otro lado, el curador solo podrá asumir la representación de la persona con discapacidad de forma excepcional, siempre y cuando así lo determine la resolución judicial que acuerde la curatela. Además, la resolución judicial fijará en qué actos la persona sometida a curatela necesita la representación del curador.

¿Qué personas pueden ser curadores?

La curatela podrá ser desempeñada por las siguientes personas:

 

    • Cualquier persona física mayor de edad.

    • Fundaciones o personas jurídicas sin ánimo de lucro que desempeñen labores relacionadas con la asistencia a personas con discapacidad.

No podrán, sin embargo, desempeñar la curatela las siguientes personas:

 

    • Personas excluidas por la persona necesitada de apoyo.

    • Aquellos que hubieran sido removidos legalmente de una tutela o curatela anterior.

    • Los que, por resolución judicial, hubieran sido suspendidos en el ejercicio de la patria potestad.

    • Los que hubieran cometido un delito que haga suponer que no desempeñarán de forma adecuada la curatela.

    • Los que tengan un conflicto de intereses con la persona sometida a curatela.

    • El administrador que hubiera sido sustituido en el desempeño de sus funciones de administración durante un procedimiento concursal.

    • A la persona culpable de un concurso.

Derechos y obligaciones del curador

El curador tiene una serie de derechos y obligaciones. En lo que respecta a sus obligaciones, son las siguientes:

 

    • El curador deberá conforme a la Ley

    • El curador tiene la obligación de rendir cuentas de forma periódica en la forma que se haya establecido en la resolución judicial que acuerde la curatela.

    • El curador tiene obligación de mostrar la rendición de cuentas cuando lo solicite el Ministerio Fiscal.

A pesar de la importancia que tienen las obligaciones a cuyo cumplimiento se compromete el curador, este también tiene una serie de derechos. Son los siguientes:

 

    • Percibir una retribución por el desempeño de la curatela, siempre que el patrimonio de la persona sometida a curatela lo permita.

    • Exigir el reembolso de aquellos gastos en los que incurra en el desempeño de sus funciones, siempre que estén justificados.

    • Percibir una indemnización por daños en el ejercicio de su cargo como curador, siempre que los daños sufridos no hayan sido ocasionados por su culpa.

La curatela se configura, por tanto, como una medida de apoyo para aquellas personas con discapacidad que necesiten de la asistencia o, en casos extraordinarios, de la representación de otra persona en determinados actos o decisiones. A través de esta medida, se protege a las personas con discapacidad y se garantiza la igualdad de derechos.

Teniendo en cuenta que esta medida ha de ser acordada judicialmente en resolución judicial, es imprescindible contar con el asesoramiento y la asistencia de profesionales del Derecho especializados en estas cuestiones.

Apuesta por los más de 12 años de experiencia de Fincas Legal Abogados. Te ofreceremos el mejor asesoramiento jurídico y un servicio de la más alta calidad, asegurándonos de la comodidad de nuestros clientes en Santander. 

Autor

José Manuel Fernandez Puente
José Manuel Fernandez Puente

Abogado Colegiado nº3259 del Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria