¿Necesita un abogado? Llámenos 678 20 06 99 

Abogado especialista en Divorcios en Santander

Servicios para Particulares

Servicios

Contacto

Contacta con Nosotros

Índice de Contenidos

De acuerdo con los datos del Consejo General del Poder Judicial, durante el primer trimestre del año 2023, fueron 24.404 las parejas que solicitaron el divorcio en España, un 0,1% más que en el primer trimestre del año pasado.

Sin duda, el divorcio es un proceso por el que deciden transitar muchas parejas que quieren disolver su matrimonio por diferentes motivos. Es indispensable, en estos casos, conocer en qué consiste este procedimiento, qué vicisitudes entraña y en qué se diferencia de otras figuras jurídicas como la separación, confundidas por aquellos legos en Derecho.

¿En qué consiste el divorcio y en qué se diferencia el divorcio de la separación?

El divorcio es una de las formas de disolución del matrimonio, poniendo fin a la unión jurídica y legal de los cónyuges. Esto significa que, una vez decretado el divorcio, el vínculo matrimonial queda disuelto, de forma que los cónyuges podrán volver a contraer matrimonio.

No obstante, también hay otras figuras jurídicas que, habitualmente, suelen ser confundidas con el divorcio. Este es el caso de la separación, un mecanismo legal a través del cual el matrimonio pone fin a la convivencia, pudiendo tener, o no, efectos jurídicos.

Así pues, existe una separación de hecho, en la que los cónyuges interrumpen su convivencia, y una separación legal, en la que la autoridad competente (un Juez, un Notario o un Letrado de la Administración de Justicia) así lo declara.

En cuanto a la diferencia entre una figura jurídica y otra, la principal es que el divorcio significa la disolución definitiva del vínculo matrimonial, mientras que con la separación dicho vínculo sigue existiendo. Esto significa que los cónyuges que han optado por la separación siguen casados y, en consecuencia, no pueden contraer matrimonio o formalizar uniones de hecho con otras personas.

Otra de las diferencias importantes entre la separación y el divorcio es que en el primer caso los cónyuges pueden reconciliarse poniéndolo en conocimiento del funcionario que decretó la separación, mientras que, en el caso del divorcio, los cónyuges que se reconcilian deberán volver a casarse.

¿Qué tipos de divorcios existen?

Hay dos tipos de divorcio: el divorcio contencioso y el divorcio de mutuo acuerdo.

Divorcio contencioso

El divorcio contencioso es un tipo de divorcio en el que las partes no llegan a acuerdo alguno, debiendo ser el Juez quien decrete la disolución del matrimonio y los efectos de esta.

Este procedimiento, sin duda más complejo y costoso, requiere de la asistencia de un abogado que represente y ejerza la acción de divorcio ante los Tribunales. Además, en caso de que existan hijos menores comunes intervendrá el Ministerio Fiscal, encargado de velar por el interés superior del menor durante el proceso de divorcio.

En este caso, se deberá interponer la correspondiente demanda de divorcio con la asistencia de abogado y procurador. En dicha demanda, además de manifestar el deseo de disolver el matrimonio, se deberán determinar las medidas que se adoptarán como consecuencia del fin del matrimonio.

Interpuesta la demanda, el cónyuge demandado tendrá un plazo de 20 días para contestar. No obstante, será el Juez, oídas ambas partes durante la celebración de la vista y practicadas las pruebas oportunas, quien dictará sentencia de divorcio, expresando las medidas que regirán el fin del matrimonio.  

Divorcio de mutuo acuerdo

En el divorcio de mutuo acuerdo los cónyuges llegan a un acuerdo, por lo que no es necesario acudir al Juzgado para tramitarlo. Sin duda, es el proceso de divorcio más rápido, ágil y económico y menos perjudicial para los cónyuges.

En este caso, los cónyuges solo deberán cumplir un requisito: llevar casados, al menos, tres meses. Después, para tramitar el divorcio de mutuo acuerdo, solo tendrán que redactar un convenio regulador en el que se establezcan los efectos del divorcio.

En el convenio regulador se determinarán las siguientes cuestiones:

  • Relativas a los hijos comunes: fijará el régimen de custodia y de visitas y las comunicaciones de los menores con los cónyuges.
  • Relativas al patrimonio común: fijará la forma en que deberá disolverse la comunidad de bienes, así como otras cuestiones como la atribución de la vivienda y el ajuar familiar o la distribución de las cargas del patrimonio en cuestión.
  • Relativas a las pensiones: fijará la pensión compensatoria o alimenticia.

El divorcio de mutuo acuerdo podrá formalizarse de diferentes formas, dependiendo de si se cumplen algunas condiciones o no:

  • Formalización notarial: conocido como divorcio exprés, este tipo de divorcio de mutuo acuerdo solo podrá ser formalizado ante Notario cuando la pareja no tenga hijos comunes. En este caso, también se podrá acudir al Juzgado y formalizar el convenio regulador ante el Letrado de la Administración de Justicia.
  • Formalización judicial: cuando el matrimonio tiene hijos menores comunes solo podrá formalizar el convenio regulador en el Juzgado, ante el Juez.

Un divorcio es un proceso complejo que requiere del asesoramiento de un profesional. Confía en Fincas Legal para la tramitación de tu divorcio. Nuestros profesionales, especialistas en Derecho de Familia en Santander, te acompañarán en todo el proceso, allanando el camino y prestando el mejor asesoramiento jurídico posible.

Autor

José Manuel Fernandez Puente
José Manuel Fernandez Puente

Abogado Colegiado nº3259 del Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria