¿Necesita un abogado? Llámenos 678 20 06 99 

Seguro de decesos en Santander

Seguros

Servicios

Contacto

Contacta con Nosotros

Índice de Contenidos

El fallecimiento de un ser querido siempre es un momento complicado. Al dolor de la pérdida se une la necesidad de realizar ciertos trámites y, además, el deber de asumir los gastos que conlleva una situación así.

El seguro de decesos se ha concebido como un producto que tiene por finalidad aliviar el impacto de la carga económica y organizativa a la que tienen que hacer frente los familiares de la persona que ha fallecido.

¿Qué es un seguro de decesos?

Un seguro de decesos es un tipo de seguro a través del cual se sufragan los gastos que conlleva el fallecimiento de una persona, de forma que sus familiares y allegados no tendrán que hacer frente al pago de estos gastos.

Esto significa que las coberturas de este tipo de seguros suelen garantizar el pago de los gastos derivados del fallecimiento de una persona, así como la gestión de los trámites necesarios para organizar el sepelio.

¿Qué coberturas incluye un seguro de decesos?

Aunque las coberturas incluidas en un seguro de decesos dependerán de la póliza en concreto que se contrate, lo cierto es que la mayoría de los seguros de decesos incluyen las siguientes coberturas:

  • Gastos funerarios: es la compañía aseguradora la que se hará cargo de los gastos derivados del sepelio, tanto de aquellos clientes que opten por la inhumación con servicio de alquiler temporal de niche, como de aquellos que elijan inhumación sin nicho por tener uno en propiedad o de aquellos que deseen ser incinerados.
  • Traslados: la aseguradora también se encargará del transporte del finado y de sus acompañantes.
  • Trámites administrativos: el fallecimiento de una persona conlleva la necesidad de realizar multitud de trámites administrativos que, en caso de contar con un seguro de decesos, realizarán los profesionales de la compañía de seguros, aliviando la carga de los seres queridos del difunto. En este sentido, es necesario llevar a cabo la tramitación de pensiones públicas, diferentes certificados, bajas en organismos públicos o nuevas escrituras, así como la gestión del pago de los impuestos por los que se haya de tributar.
  • Ayuda psicológica: esta cobertura resulta de gran ayuda para los familiares y allegados del fallecido. La ayuda psicológica incluida en el seguro de decesos puede ir desde la atención telefónica hasta la asistencia de un profesional en el lugar en que se lleve a cabo el velatorio. Asimismo, hay pólizas de seguro de decesos que incluyen la asistencia psicológica después del sepelio.

Las anteriores coberturas son las más habituales, si bien es posible incorporar coberturas adicionales como la asistencia en viaje, el borrado digital tras el fallecimiento o la asistencia personal en la vida diaria.

¿Quién puede contratar un seguro de decesos?

Cualquier persona que resida en España puede contratar un seguro de decesos y aprovechar todos los beneficios y coberturas que incluya. Además, se ha de tener en cuenta que este tipo de seguros son de carácter familiar, por lo que pueden cubrir a todos los miembros de una misma familia.

¿Cómo funciona el seguro de decesos?

El seguro de decesos incluye una serie de coberturas relativas al servicio funerario. No obstante, la aseguradora solo sufragará los gastos hasta el límite de la suma asegurada, que se fija en función del precio de los servicios funerarios. Se ha de tener en cuenta, en este sentido, que el precio de los servicios funerarios varía dependiendo de la localidad en que fallezca el asegurado.

Por un lado, la prima, es decir, el coste del seguro para el tomador del mismo, dependerá de los servicios contratados, del número de asegurados y de la edad de estos. Por otro lado, el capital asegurado dependerá de la póliza contratada y de la localidad en que residan los asegurados.

Se ha de tener en cuenta, además, que son muchas las compañías de seguros que actualizan el precio de la póliza, así como el capital asegurado. De esta forma, la aseguradora puede garantizar que la suma asegurada resulta suficiente para sufragar todos los gastos derivados del fallecimiento del titular de la póliza.

Una vez contratado el seguro de decesos, la póliza se mantendrá en vigor hasta que se produzca el fallecimiento del asegurado. Es en este momento en el que se podrá hacer uso del seguro de decesos.

Además, si la suma asegurada no solo es suficiente para sufragar los gastos del sepelio, sino que hay cantidad sobrante, esta será repartida entre los herederos del finado.

En definitiva, el seguro de decesos en Santander es un producto que puede resultar de gran utilidad en momentos tan complicados, emocional y económicamente hablando, como la muerte de un ser querido.

Es por ello por lo que, confiando en el asesoramiento experto de Fincas Legal, es importante, sobre todo a partir de cierta edad, contar con alguno de estos productos, allanando el mal trago que para los familiares y allegados resulta el fallecimiento de alguien querido.

Autor

José Manuel Fernandez Puente
José Manuel Fernandez Puente

Abogado Colegiado nº3259 del Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria